EL BARCO DE PAPEL

ELIZABETH MANZO 

RESEÑA DEL LIBRO DE JUAN SÁNCHEZ ANDRAKA "DEBE AMANECER"



        A través de la representación de un fenómeno social, debe amanecer es un claro ejemplo de la crítica mexicana, que puede ser verdadero o no, pero que es palpable. La obra es en esencia una crítica al sistema que rige el estilo de vida rural en México desde ese tiempo prácticamente todos los ámbitos: social, moral, de pensamiento, educativo, político, jurídico, etc. Cada personaje que se menciona puede ser el vecino de la esquina, el pueblo mexicano sigue teniendo muchos personajes estereotipados, personas que se encuentran desde un pueblo hasta una ciudad; podemos verlo en José Sánchez el sacristán, que era capaz de creer sus propias mentiras, creyendo su papel de un hombre dedicado a dios, cuando en realidad era un típico estafador y usurero. 

Las cosas no han cambiado mucho al parecer en lo que va de estos últimos 40 años, son las mismas personas con diferente rostro, los mismos políticos, los mismos problemas, se utilizan las mismas artimañas del poder en turno, el único gran cambio que puedo ver es el uso de las redes sociales como medio de difusión de injusticias, pero es tan fácil mentir y son tan pocos los periódicos que pueden ser objetivos, sin embargo lo que realmente interesa al lector es que tan bueno está el chisme en la nota roja (es lo único que hace vender al periódico local). 


El punto fuerte de la historia no es el protagonista o los hechos de la historia; es en sus personajes secundarios en los que hay que prestar atención para encontrar el punto fuerte del libro, su crítica es clara; el sistema está hecho para la desigualdad, injusticia, división y discriminación;está claro con la visión que podemos llegar a tener sobre las zonas indígenas, en como vemos de manera inconsciente que ser indígena es sinónimo de ser pobre, ignorante, analfabeta y retraído de la vida urbana (civilizada). 

 

Cuando llegamos en la Parte en la que los trabajadores sociales llegan a el pueblo donde se desarrolla la historia “Zitlaltepec” vemos una estúpida mentalidad de querer homogeneizar el país y convertir los pueblos en ciudades, puede que existan personas que crean que para alcanzar una nación ideal, la población tiene que convertirse en una sociedad uniforme de pensamiento, costumbre y normas , dejando de lado la posibilidad de una sociedad diversa con grandes posibilidades de retroalimentación.

Andraka logró pintar en el personaje de Don Ramón un espíritu necesario hoy en día, con su forma simple de expresarse, el pensamiento firme pero no terco y abierto a la expectativa, trae un pensamiento necesario para un verdadero desarrollo “si queremos crecer no hay que esperar que las cosas nos caigan del cielo” en resumidas cuentas lo que dice es, ya basta de mendigar a cualquier partido, uno toma más valor a lo que tiene cuando le cuesta conseguirlo y aun mejor, tiene todo el derecho de defenderlo porque es suyo.

El desenlace de la historia es perfecto, muchos se quedan a la expectativa de un final feliz, una mejora en las familias del pueblo o algo parecido, a resumidas cuentas el protagonista quedó donde inició, porque sería una farsa crear una respuesta mágica a la vida donde no la hay.

Yo no vivo en un México donde existen los finales felices para el pueblo, no hay rancho o ciudad en que las cosas hayan mejorado y aunque se grite “revolución” los frutos de esta no se han visto. Hemos vivido inmersos en la carencia  que hemos  confundido unos pocos años de bienestar con la gloria; llevamos años deseosos de cambio, de que amanezca, pero aún no hemos visto la aurora.


'

Lo nuevo


Lo más visto


♨️SERVICIO DE PIPA DE AGUA♨️💧¡NO TE QUEDES SIN AGUA!💧 Te llevan hasta 10 mil litros 🌊💦 LLÁMALE A "LA PIPA". Los encuentras en un horario de 7 am a 6 pm. Teléfono 7228259741.

Ver más